Sunday, July 24, 2016

Redes sociales en los procesos de interacción social dentro de las actuales sociedades de consumo

Las redes sociales se han conformado como una nueva institución de interacción social donde los actores sociales son simultáneamente productores del producto y el producto que promueven. Hablamos de una comercialización masiva de la vida privada de las personas con el fin existencial de ser aceptado, famoso, respetado y disminuyendo el temor de ser descartados de este mundo.
Las redes sociales imponen nuevos mecanismos de acción para formar parte de una estructura capitalista y consumista, altamente atractiva que crea necesidades y que permite satisfacerlas. Observamos una restructuración de valores donde lo local y tradicional es desplazado por una lógica capitalista, pública y de libre mercado.
Dentro de la estructura del mercado,  el consumo es un mecanismo para una reestructuración de valores y una socialización secundaria de los actores sociales en donde nadie puede convertirse en sujeto sin antes convertirse en producto y nadie puede preservar su carácter de sujeto sino se ocupa de resucitar, revivir y realimentar, la perpetuidad en sí mismo, las habilidades y cualidades que se exigen en todo producto de consumo.
Los encuentros de consumidores y productos construyen relaciones humanas de la sociedad de consumidores. La característica de esta sociedad es la capacidad de transformar a los consumidores en productos consumibles dispuestos a la venta.
En las sociedades no globalizadas existían límites bien definidos de lo público y lo privado pero en las sociedades actuales estas fronteras no son claras y se desvanecen. Lo privado se vuelve público con gran facilidad. Los actores sociales lo hacen con la seguridad ilusa de estar protegido de situaciones descontroladas mientras satisfacen la necesidad de expresar su ser y transformarse en figura pública, de mostrar su individualidad en busca de un producto como el de una pareja. Lo privado se vuelve un producto que debe ser lanzado al mercado.