Tuesday, June 11, 2013

Problemas de conducta

Problemas de conducta: concepto e intervención psicoeducativa.

Alejandro Valdés Hernández.

Eugenio González González, en su texto nos da una explicación breve, clara y concisa de lo que es un problema de conducta y sus causas; en donde nos explica la influencia que tiene la familia, la escuela y el grupo de iguales, sus beneficios, sus deficiencias y sus consecuencias en los niños.

Nos muestra el panorama existente con respecto al tema del problema de conducta, en donde podemos observar que la terminología en sí es demasiado extensa y diversa; así como, las causas que originan este problema. En términos generales, son niños, adolescentes y jóvenes que viven en situación de riesgo social, ya sea por que se encuentran en desamparo social o porque generan conflicto social.

Pero para entender mejor este problema, es necesario comprender lo que es comúnmente aceptado como una conducta “normal”, cuyos sinónimos es respuesta o comportamiento. Este comportamiento esta determinado por las condiciones temporales del organismo así como de las situaciones y estímulos del ambiente. Por otro lado, esta conducta esta condicionada por tres aspectos: maduración, aprendizaje y ajuste social.

Ahora bien, tenemos tres conductas: la adaptativa, la inadaptada y la disruptiva. La adaptativa es aquella que se atiene a las circunstancias y pautas exigidas en su medio ambiente tomando en cuenta su edad, el grupo al que pertenece y la misión que realiza, etc. La inadaptada es en pocas palabras una respuesta inadecuada por poseer conductas insuficientes, innecesarias o contradictorias. Y por ultimo, la disruptiva, que es una ruptura muy marcada del comportamiento y que significa un peligro para el grupo.

Pero, ¿qué sucede con nuestros alumnos cuando presentan comportamientos problemáticos, inadaptado y disruptivo? La primera complicación es que tienen dificultades para aprender, la segunda es que distraen al grupo o lo agraden, todo esto cuando no tenemos la preparación adecuada ni comprendemos las causas tendemos a desesperarnos y ha tener los cabellos de punta. La clásica solución que se da en estos casos es castigarlos y cada día que pasa dejarlos  rezagados.

Aguantar a un niño con problemas de conducta es difícil y lograr trabajar con ellos cambiando su conducta a una más funcional es casi imposible, pero aun así factible y mas si entendemos porque ese tipo de respuestas.

En una conducta influyen los genes y el ambiente. Claro está que el aspecto biológico no es posible de modificar, solo de adaptarlo lo mejor posible. Pero en cuanto a la influencia del medio, tenemos más posibilidades. Para esto entendamos que nuestras conductas son determinadas fuertemente por el tiempo y el lugar, debido a que las pautas que seguimos son un producto social e histórico. Trasmitido de generación en generación e inculcado por las instituciones sociales, como son la familia y la escuela.
Entonces por medio de una educación formal o informal, adquirimos esas pautas de conducta que son moldeadas gracias a nuestras características innatas.

Todos sabemos la importancia de la familia en el proceso de socialización del individuo, y ya ni hablar en su desarrollo como ser humano. Aquí es donde el niño tiene sus primeros contactos con la sociedad, su cultura e historia. Es donde aprende lo necesario para ser un individuo plenamente funcional en una sociedad que exige ciertos comportamientos. El niño inicia aprendiendo por imitación y el juego, y sus primeros ejemplos son su familia, pero ¿qué sucede cuando el ejemplo ha seguir no está o no es el más acorde a las necesidades sociales?

Evidentemente, cuando un aspecto falla, todo lo demás pierde su equilibrio, pero cuando un aspecto tan importante no funciona todo se desploma y mas a la edad de los niños, las cuales aun no han formado un auto concepto, ni otras habilidades necesarias. He ahí la necesidad de solidificar esa estructura tan importante por medio del rescate de valores.

La escuela es otro medio importante para la socialización del niño, pero muchos han olvidado los objetivos de la escuela y se han concentrado en aspectos academicistas. Muy pocos maestros están concientes y capacitados para atender estos aspectos humanos de los alumnos, inclusive algunos profesores no han podido solucionar esos conflictos externos que tanto nos acongojan. La escuela no entiende ni esta capacitada para estas situaciones.

Y si pasan al grupo de iguales tienen problemas para socializar y encajar. Aunque no debemos pensar, que porque una persona comenzó mal y con carencias su vida, su destino es inevitablemente el fracaso. Son las experiencias en cada etapa de nuestra vida la que orientan nuestro camino.


Nada esta escrito, solo se nos brindan las ocasiones, y nosotros tenemos el poder para cambiar las cosas y tener control de nuestro Karma. A lo que me refiero es que si sabemos que un niño  tiene problemas familiares, no creamos que no podemos hacer nada pues podemos brindarles ayuda, es nuestra principal obligación como humanistas y como personas. Todo es cuestión de prepararnos y mantener firme el timón.