Monday, May 20, 2013

Las artes en la escuela primaria


El entorno sonoro.
Por Alejandro Valdés Hernández.

         Desde tiempos remotos, el hombre siempre ha estado inmerso en un entorno sonoro, y hasta nuestros días nos encontramos inmersos en un entorno sonoro. El entorno sonoro de cualquier sociedad es una importante fuente de información, con sonidos de todo tipo, armoniosos y ruidosos. Sin embargo el hombre moderno se esta matando así mismo con sonidos, ensordeciendo gradualmente, fenómeno llamado polución sonora.

A pesar de este problema, el hombre es el principal creador de la composición musical. Tiene el poder de hacerla mas o menos bella. Por eso debemos de aprender a escuchar el entorno sonoro y comenzar a analizar, reflexionar y a hacer juicios de valor sobre el mismo.

Para el niño de cinco años, la vida es arte y el arte es vida. En donde juega un papel muy importante la experiencia que vaya logrando obtener. Sin embargo en cuanto estos niños ingresan en la escuela, todo esto cambia y se fragmenta, destruyéndose todo tipo de correlación uno del otro: el arte se vuelve arte y la vida se convierte vida.

Y lamentablemente, en la escuela primaria, los profesores tradicionalistas, que no han desarrollado un estilo de enseñanza progresista, le darán mayor importancia a la enseñanza del español y las matemáticas. Entonces será cuando el niño descubra que el arte, y en especial la música, es algo que sucede en un pequeño compartimiento, los jueves por la mañana durante un breve momento.

El desarrollo de las artes por separado se hizo con el fin de desarrollar agudezas específicas y una apreciación disciplinada, no haciendo una fragmentación de la experiencia. Lo que se debe hacer es una síntesis de las artes.

         Para esto, se propone abolir el estudio de todas las artes en los primeros años de la escuela y en su lugar impartir una materia integradora que incluya todas, y a la vez ninguna de las artes tradicionales en particular.

Después en determinado momento clasificar las artes individuales como estudios fragmentados. Finalmente se podría volver nuevamente a una reconfiguracion de todas las formas de arte, en una situación tal que arte y vida sean sinónimos.