Tuesday, May 21, 2013

ENCUENTROS COTIDIANOS DE MAESTROS Y PADRES EN LA ESCUELA


ENCUENTROS COTIDIANOS DE MAESTROS Y PADRES EN LA ESCUELA

Para los maestros, la relación con los padres de familia representa un quehacer paralelo a las actividades de enseñanza, ya que se necesita el apoyo de los padres de familia en el trabajo con los niños y con la escuela, es decir, que el maestro no solo tiene el trabajo de enseñar a los alumnos, sino también de convivir y relacionarse con los padres de ellos.

     No solo existen encuentros informales entre padres y maestros; algunos de sus encuentros son porque están oficialmente reglamentados. Se hacen asambleas donde se convoca a los padres y regularmente se tratan temas como el mantenimiento del edificio escolar, la organización de actos o festividades escolares, reglas que involucran a todos los alumnos y algunos asuntos de carácter administrativo.

     Algunas escuelas establecen normas que pretenden regular la entrada y tránsito de los padres de familia durante días ordinarios de trabajo.  Estas normas son disposiciones de la dirección y dependen de cada escuela. Pero aún con todo y estas disposiciones se dan los encuentros cotidianamente para tratar asuntos, solucionar conflictos y establecer acuerdos relacionados con  el trabajo escolar de los alumnos. Estos eventos pueden ser eventuales o sistemáticos, imprevistos o acordados, públicos o privados.
    
Visitas imprevistas al salón de clases:

     Pueden ocurrir  cuando los padres por alguna razón se reúnen en la escuela (asamblea general o faena, etc.) y aprovechan para visitar al maestro y preguntar sobre tareas, calificaciones, conflictos entre niños, etc.  La ventaja que estas visitas tienen es que temas que podrían ocasionar fuertes reclamos pueden ser solucionados de manera fácil y cordial.

Encuentros organizados de maestros y padres en la escuela:

     En las escuelas públicas estos encuentros ocurren en las juntas de grupo que se realizan con regularidad en el salón de clase. Estas juntas son referidas por maestros y padres como “juntas para firmas boletas” pero tan bien se tratan diversos temas de interés para padres y alumnos.

     Para los padres, estas reuniones son parte de su relación con la escuela, ya que aquí ellos y el maestro comparten preocupaciones, experiencias, problemas, satisfacciones y decisiones acerca del trabajo con los niños dentro del aula.

Convocar a los padres:

     La convocatoria es un requisito indispensable para efectuar una junta de grupo y los maestros tienen que considerar las ocupaciones y el tiempo del que pueden disponer los padres para asegurar su asistencia y su participación.

     Las formas de convocar a los padres son diversas:

a) Algunos maestros colocan letreros en la puerta donde anotan los datos de la reunión, así los padres se enteran cuando van por sus hijos a la escuela y se avisan entre ellos.

b) Otros profesores se apoyan en los niños (este método es generalmente para niños de quinto y sexto grado). Dictan recados, los niños los escriben en su cuaderno y lo tiene que llevar al otro día con la firma de enterado.

c) También el maestro puede mandar a imprimir un sello y lo pone en el cuaderno de los alumnos donde solicita la asistencia de los padres a la reunión, y él solo anota la fecha y la  hora.

Los maestros casi siempre convocan a juntas con tres días de anticipación, esto lo hacen para que los padres pidan permiso en sus trabajos, avisen que llegarán más tarde, busquen quién cuide a sus niños pequeños, et. En pocas palabras para que ese día y a esa hora estén libres y puedan asistir a la junta sin presiones de ningún tipo, pues las juntas no pueden realizarse si la mayoría de padres no está presente, además su asistencia muestra el interés que tienen por la educación de sus hijos.

Preparar materiales que muestran a los padres:

     En las juntas los maestros muestran a los padres algunos de los materiales que sus hijos han realizado, pueden ser exámenes, algún ejercicio y a veces las boletas de calificaciones.

     Antes de la junta el maestro selecciona el material que va mostrar, ya que dependiendo de ellos es como los padres califican su trabajo en el aula. En algunas ocasiones los padres tienen dudas sobre algún trabajo y es deber del maestro aclararla.
    
Prever la agenda de la reunión:

     Para la reunión, los maestros anticipan un plan de trabajo donde incluyen los temas a tratar, cómo los van a tratar y qué acuerdos quiere establecer con ellos, así la junta estará más organizada. Esta agenda no siempre se escribe.

     Se establecen dos momentos: primero cuando el maestro trata temas de interés colectivo y después se destina la atención a los asuntos personales.

     Las agendas son flexibles, permiten imprevistos y asuntos generales que llevan los padres.

Papel de los alumnos en la organización de la junta de grupo:

     El centro de interés de la junta son precisamente los niños y su trabajo en el aula. Pareciera que el maestro tiene un expediente de cada alumno en la memoria, y durante la junta lo abre y lo comparte con lo padres. La mayoría de las preguntas y decisiones de la junta son sobre los niños, los padres quieren tener información respeto de su hijo y su comportamiento, su aplicación y sus conocimientos en el aula.

     En muchas escuelas los niños se encuentran presentes durante la junta, por lo que el maestro debe prever las tareas que realizarán durante la reunión, deben ser actividades que no necesiten ayuda del maestro y que capten su interés pero relacionados con el tratamiento de contenidos específicos, pero hay que aclarar que no son actividades de entretenimiento, sino para reforzar los conocimientos. Aún así, los niños participan ocasionalmente, sobre todo cuando no están de acuerdo con algo, u otras veces el maestro les pide su opinión.

     En las juntas los niños también se percatan del trabajo conjunto de padres y maestros para el bien de ellos y de su escuela.


Rubí Sandoval Utrera
Primer Grado Grupo C
Licenciatura en Educación Primaria
Escuela y Contexto Social