Monday, May 20, 2013

El Maestro de Educación Artística


El Maestro de  Educación Artística.
Por Alejandro Valdés Hernández.

Para cualquier experiencia artística, el niño se siente atraído a esta actividad y presenta ansías por trabajar y entusiasmo pero este depende de la motivación a la que se ve expuesto proveniente de varias fuentes, recae en el maestro la responsabilidad de estimular los intereses de los niños y promover un marco de motivación de tal forma que cada niño crea esa experiencia artística. No cualquier intento de motivación puede ser apropiado para todos los niños. Una estrategia es formar equipos de acuerdo a los intereses que tengan y con una diversidad de materiales aunque lo más recomendable es el trabajo individual.

Los niños de primer grado por lo regular trabajan en grupos. Ya después se puede ver que los intereses o los puntos en los que se concentran los niños varían de acuerdo a su sexo.

La motivación en la clase da origen a un entusiasmo contagioso. El uso de varios proyectos hace que los niños tengan la libertad de elegir su modo de expresión.

El propósito de la motivación es hacer que el proceso de creación tenga significado para el niño y que no se le obligue a dedicarse a un tópico en especial.

El principio de la ampliación constituye un amplio recurso pedagógico ya que se puede ampliar su pensamiento, sus sentimientos y sus percepciones por etapas.

Es posible interesar a los niños en los aspectos técnicos más allá de sólo el objeto, a veces, la transferencia de intereses se puede hacer a través de los materiales.

Cada trabajo es un medio natural que tiene el niño para extender su propio marco de referencia.
           
Es necesario que el maestro conozca bien al niño que quiere motivar. Hay ciertas características que hacer a cada niño diferente a los demás, tomando en cuenta la etapa de desarrollo en la que se encuentra, ya que el niño tiene una relación diferente con su ambiente.

Existen en el salón algunos niños que se sienten inseguros, hasta de rayar una hoja es necesario que él cuente con la aprobación del maestro. En este cado el maestro debe motivarlo con palabras como “sí puedes”. Hay otros niños que es necesario que se les diga las instrucciones precisas de lo que va a hacer, hay que llevarlo al auto conducción.