Wednesday, May 22, 2013

El maestro como modelo...

La enseñanza del maestro.

El maestro es modelo de cómo escribir y cómo leer dentro del ámbito escolar. Su tendencia al escribir es basarse en algún libro, y seleccionar o modificar los textos, sobre todo para proporcionar definiciones o resúmenes.

El maestro quien interpreta el texto, puede integrar experiencias propias, información, ejemplos o términos que se relacionan con el texto; puede señalar errores en el texto, según su criterio, y apelar a elementos del medio de los alumnos.

El maestro logra dirigir la lectura del texto y la participación de los alumnos en un esfuerzo más congruente por lograr que comprendan el texto. Esto le da más autoridad en la interpretación del texto, ya que él conserva la posibilidad de seleccionar, rechazar, repetir o elaborar las respuestas que ofrecen los alumnos.

La comprensión de lectura es fundamentalmente social en este contexto. Pero el tipo de relación que se establece en la escuela entre docentes y alumnos imprime al  proceso ciertas  características. En él está en juego la doble autoridad del maestro.

En los momentos en que no está enseñando, el maestro sigue siendo modelo. El trabajo de los maestros implica de hecho muchas funciones adicionales a la de enseñanza.

Los alumnos son testigos de toda esta actividad cotidiana. Examinan, cuando pueden, el material escrito que encuentran en el escritorio de su maestro; participan en, o por lo menos son objeto de, muchos de estos usos escolares de la lengua escrita. Observan a los maestros, como observan a cualquier adulto que lee o escribe y reflexionan sobre lo que hacen. La actividad del maestro constituye así un modelo, lleno de usos alternativos, de la práctica normal de lectura y escritura que implica el trabajo docente.

Por Alejandro Valdés Hernández. Primaria. 3º C.