Friday, May 17, 2013

El crecimiento en el niño


Crecimiento.

Crecimiento Físico del Niño.

Para tener una visión cabal del niño y de la manera en que se desarrolla es necesario analizar los cambios normativos que se producen en el crecimiento e interpretar el status físico individual.

El tratamiento normativo de los datos sobre el crecimiento físico revela la existencia de muchas uniformidades por nivel de edad, así como el carácter ordenado del crecimiento, que experimenta cambios predecibles para cada nivel cronológico, en varios aspectos evolutivos de índole cualitativa, cuantitativa y secuencial.

La tasa de crecimiento del niño en relación con la de sus pares tiende a permanecer relativamente constante hasta la adolescencia.

Para apreciar la posición en que se halla el crecimiento físico de un niño determinado disponemos de dos métodos que se complementan entre sí. Podemos ya sea compararlo con el individuo promedio de su misma edad y sexo, o bien utilizarlo a él mismo como único patrón de medida, relacionando la posición que se ha alcanzado con su propio status terminal (adulto).

Se han creado técnicas modernas, como la cuadrícula de Wetzel y los monogramas de Massler, que identifican las variables más significativas que afectan el status de una función particular, dividen a la población infantil en diversos subgrupos sobre la base de su posición respecto a esas variables y estiman en forma secuencial el crecimiento de un niño en particular en función del subgrupo al que pertenece.


Dimensiones de Crecimiento.

El cuerpo no crece como un todo y en todas las direcciones a la vez. Para comparar el crecimiento relativo  de los diversos sistemas orgánicos, resulta útil la clasificación de Scammon que establece cuatro categorías principales en cuanto a sus tendencias evolutivas: neural, linfoide, general (esquelética y visceral) y genital. El desarrollo neural es el mas rápido: el 80% se completa en los cuatro años haciéndose mucho mas lento de allí en adelante. El crecimiento de los tejidos linfoides alcanza el nivel adulto a los seis años, los duplica a los doce y luego declina a la madurez. El desarrollo genital es insignificante entre el nacimiento y la pubertad. El crecimiento de sistema esquelético está marcado por dos aceleraciones, una durante la primera infancia y otra inmediatamente antes de la pubertad, cada una de las cuales da lugar a un posterior período de desaceleración. El crecimiento de los órganos respiratorios y vasculares tienden a corresponderse con el de los tejidos óseos y musculares.

El índice de madurez del esqueleto está afectado por factores hereditarios y se relaciona positivamente con la posición social. Las niñas son persistentemente más maduras en cuanto al desarrollo de su estructura ósea.

El hecho de que la maduración del esqueleto sea sensible a los factores sociales, culturales y regionales justifica la posibilidad de compilar curvas de crecimiento separadas para los distintos grupos. Las mediciones de la edad son más precisas para predecir el status adulto que la edad cronológica.

El grado de madurez anatómica y fisiológica está representado por la medida en que la posición alcanzada es una estructura o una función determinada se aproxima al nivel adulto. En consecuencia, el grado de madurez física se puede expresar en función del status puberal de la madurez del esqueleto, del porcentaje de la estatura adulta o del nivel de crecimiento evolutivo alcanzado a una edad determinada.

La medida de la edad evolutiva que más se emplea es la edad del esqueleto o de los huesos, y se obtiene mediante la radiografía póstero-anterior de la mano.


Aumento  de Estatura.

El aumento de estatura no se distribuye con uniformidad durante el periodo de aproximadamente veinte años en el que se produce. Tras un intervalo de crecimiento rápido en los dos primeros, los incrementos anuales de la estatura son pequeños y relativamente constantes hasta que se produce la siguiente aceleración del crecimiento, en la preadolescencia y a comienzos de la adolescencia.

La estatura es un ejemplo típico de un rasgo ontogénico normalmente distribuido y poligenicamente determinado, en el cual las influencias génicas ocasionan la mayor parte de la variabilidad fenotípica. La influencia de los factores génicos se canaliza a través de la secreción de cantidades diferenciales de hormonas de crecimiento, de tiroxina y de hormonas sexuales, así como por medio de la susceptibilidad diferencial de los tejidos esqueléticos al estimulo de estas hormonas.

Dado que la estatura es un rasgo determinado poligenicamente, es susceptible a la influencia de los factores ambientales. La nutrición suficiente desempeña un papel importante. Los factores alimenticios también pueden explicar la relación positiva que existe entre la estatura y la posición social.


Peso Corporal y Estado de Nutrición.

El peso físico del niño es un índice de crecimiento que indica el estado de nutrición. El peso óptimo depende de la edad, del sexo, del físico que se tenga y del estado puberal; se lo puede calcular de manera muy conveniente empleando los monogramas de Massler. La configuración general de la curva de crecimiento del peso guarda un estrecho paralelo con la estatura, pero el ritmo de aumento es más rápido.

El peso es también un rasgo normalmente distribuido y poligenicamente determinado, pero los factores génicos son mucho menos predominantes que en el caso de la estatura. El peso resulta mucho más influido por variables ambientales tales como el ejercicio gimnástico, las enfermedades, la adaptación socioemocional y la nutrición.

La cuadricula de Wetzel es una técnica útil para apreciar la adecuación del incremento del peso de un niño en relación con su estatura y con su físico. Indica el ritmo y la persistencia del crecimiento, el grado de madurez alcanzado y las desviaciones del patrón esperado. Sin embargo, no indica por sí misma el origen del desorden ni las contribuciones relativas de los tejidos grasos, óseos, musculares y subcutáneos al incremento del peso físico.


La Imagen Corporal.

La imagen corporal es la representación mental que cada individuo tiene de su propia apariencia en el espacio. Comprende factores tales como la estatura, el peso, la estructura corporal y el aspecto facial. Durante la mayoría de los periodos la imagen corporal cambia imperceptiblemente porque el propio cuerpo se altera de igual manera. Pero durante la adolescencia es necesario hacer una reestructuración consciente y global de la imagen corporal a fin de asumir los cambios drásticos que tienen lugar en el tamaño, en las proporciones del cuerpo, en las características sexuales primarias y secundarias y en la apariencia facial.