Sunday, May 19, 2013

Adecuación profesional


El “idealismo pedagógico ingenuo” pretende trasladar mecánicamente el “ideal” a la “realidad”, confundiendo el conocimiento teórico, con el conocimiento práctico y el “saber” con el “saber hacer”, existe también otra tendencia, según la cual el problema no es ya la traslación de los ideales a la práctica, sino la consideración de la “práctica rutinaria” como el único ideal posible, no considerándola como “lo que se puede hacer”, sino como “lo que se tiene que hacer”.

Una adecuación profesional requiere saber combinar dos procesos íntimamente relacionados, pero diferentes. Por un lado, un proceso de construcción teórica sobre la enseñanza, es decir de definición de nuestro modelo didáctico de referencia; y, por otro, un proceso de construcción práctica de nuestro “saber hacer” profesional. Inevitablemente nuestro modelo irá por delante de nuestra práctica, y, precisamente por eso, podrá orientarla, pero también, nuestra práctica nos obligara a modificar y complejizar el modelo, de manera que la relación entre ambos, modelo teórico y saber práctico, se convierta en el motor de nuestro aprendizaje y desarrollo profesional