Thursday, April 11, 2013

Orientaciones didácticas de iniciación deportiva.


¿Qué orientaciones didácticas se pueden derivar de la lectura de Blázquez y Batalla para el futuro trabajo de iniciación deportiva con los alumnos de primaria?

*      Es importante descubrir todo el potencial de movimiento que hay en el niño mediante tareas acordes con su grado de evolución individual. Si el niño esta realmente listo, su destreza motriz de vuelve auténtica actividad deportiva.
*      Se deben tomar en cuenta y ajustar nuestras actividades a los intereses y necesidades reales y propias del niño.
*      Trata de aplicar un modelo de deporte que no busque el éxito por el éxito, y que este adaptado a las necesidades, características y posibilidades reales de tus alumnos.
*      Aumentar, en las cargas elevadas, los tiempo de recuperación.
*      Priorizar el desarrollo de la resistencia aeróbica en detrimento del desarrollo de la resistencia anaeróbica.
*      Evitar las situaciones donde se fuerce la respiración.
*      Eliminar las cargas elevadas en el desarrollo de la fuerza, sobre todo las que incidan sobre la columna vertebral.
*      Potenciar el trabajo de flexibilidad dentro de las sesiones donde se desarrolle la fuerza.
*      Tener en cuenta la limitación en el procesamiento de la información, sobre todo en tareas que exijan una alta coordinación de movimientos.
*      Utilizar de forma prioritaria las habilidades naturales o cotidianas frente a los ejercicios excesivamente elaborados.
*      Primar la variedad frente a la estereotipación de gestos específicos.
*      Remarcar el aspecto lúdico de ciertas actividades como apoyo a la motivación.
*      Es preferible, por su mayor carga motivacional, el entrenamiento en grupo que el individual.
*      No conviene involucrar a los niños demasiado pronto en un proceso competitivo intenso.
*      Un aprendizaje sólo puede efectuarse cuando el niño está listo, es decir, cuando posee y domina los prerrequisitos de ese aprendizaje y la capacidad para reorganizarlos.
*      Importa poco que el niño aprenda de forma prematura técnicas deportivas, mucho más importante es que amplíe las múltiples posibilidades de movimiento mediante juegos o tareas variadas.
*      No se trata de introducir cualquier tipo de tarea o juego; es necesario analizar y escoger las tareas o juegos a proponer de manera que resulten significativas, bien por su posible transferencia inmediata a otros ámbitos, bien por su disponibilidad de transferencia a otras tareas o juegos de mayor dificultad.
*      Saber elegirlos, estimularlos y provocarlos de forma oportuna es en definitiva empezar la iniciación deportiva. El educador debe mantener en todo momento este criterio que le permite apelar en el instante preciso al estímulo adecuado para posibilitar una experiencia didáctica nueva.