Friday, April 12, 2013

LA ESCUELA UNITARIA Y ACONDICIONAMIENTO DIDÁCTICO.


LA ESCUELA UNITARIA Y ACONDICIONAMIENTO DIDÁCTICO.

            La escuela unitaria siempre aspirará a poseer todos los grados, de primero a sexto, y a funcionar como una escuela de organización completa.

            Por ello, la escuela unitaria ha de organizarse mediante grupos de trabajo, tantos grupos de trabajo constituye con el número de alumnos que posee el respectivo grado; aunque los grupos de trabajo reúnen las condiciones óptimas para la enseñanza-aprendizaje cuando se constituyen por un promedio de seis componentes, es posible, también, trabajar con grupos de menos o más de los seis elementos.

            El maestro será quien distribuya las tareas a los mismos miembros de los diferentes equipos de trabajo, hasta lograr que al principio cada grupo pueda designar a sus encargados rotativamente, para que ellos mismos dispongan a tiempo de los materiales de estudio y actividades para el trabajo de cada día y, ordenadamente, los regresen a sus lugares correspondientes al concluir las tareas.

            Ante este tipo de dinámica de trabajo es deseable que la escuela unitaria pueda contar con una distribución adecuada del mobiliario.

SU FUNCIONAMIENTO.

            Dadas las condiciones y características de los elementos que integran la escuela unitaria, el trabajo de ésta será completamente diferente al de una escuela en la que un maestro atiende un solo grado. Los intereses de los alumnos son distintos; mientras a unos les interesan las actividades lúdicas, a otros les interesan las actividades de investigación y estudio. Lo vital en una escuela unitaria es lograr que desde que se entra al salón, y durante toda la jornada escolar, la totalidad de los grados trabajen simultáneamente en sus respectivos temarios.

            Al mismo tiempo, es fundamental que cada grupo trabaje con la intervención y colaboración activa de todos los componentes, de manera que la elaboración de cada tema se realice en forma colectiva, con la participación de todos.

            Cada grupo debe manejarse con autonomía y libertad responsable, consultando al maestro cuando realmente sea necesario, pero sin solicitar su permiso para realizar todas las actividades que requieran las lecciones dentro y fuera del aula: leer, escribir, platicar, observar, experimentar, dibujar, etc.

            En la escuela unitaria la ayuda mutua no sólo debe funcionar en cada grupo, sino también es muy importante que se brinde ampliamente entre todos los grupos y todos los alumnos: allí donde se requiera, nunca debe faltar la ayuda de unos a otros.

            Esta es una de las claves del éxito en la escuela unitaria. De esta manera los niños se sienten valorados y estimulados, de que refuerzan las actividades de responsabilidad colectiva, al demostrar que todos los alumnos tienen un función dentro de la escuela. Ello fomenta la autoexigencia de cada alumno, al tiempo que obliga al repaso de cuestiones aprendidas en cursos anteriores. Concede además, tiempo al maestro para atender desahogadamente las inquietudes de los alumnos que lo soliciten. Los alumnos de primer grado pueden ser ayudados por los de segundo grado o por uno o dos alumnos de cualquier otro grado; así como los de tercer grado pueden necesitar la colaboración de uno o más compañeros de cuarto o quinto grado, y así, en las más variadas formas y circunstancias. Serán los propios alumnos los que pedirán o darán ayuda a diario, por propia iniciativa y sin que el maestro intervenga sino para alentar y afirmar los vínculos de una sostenida ayuda mutua. Fomentar en los alumnos la idea de que todos pueden aprender y enseñar a todos, propicia que el trabajo en el aula se realice en un clima de orden y compañerismo.

            “Es necesario que durante el día el maestro asuma la conducción de todos los grados simultáneamente todas las veces que sea necesario, para explicar la lección, hacer una lectura, contar un cuento, referirse a asuntos de interés común, dar normas generales, destacar méritos de sus alumnos, cantar en coro, leer y comentar textos libres escritos por los alumnos, ocuparse de temas imprevistos, etc. También es conveniente que toda la clase, reunida con el maestro, algunas veces escuche las exposiciones, relatos y lecturas, que llevan a cabo los alumnos de un determinado grado” (Iglesias, 1973).

EL ACONDICIONAMIENTO DEL AULA UNITARIA.

En la escuela unitaria se vive día a día una situación singular: la convivencia estrecha entre niños y niñas de diferentes edades, así como una relación más personal y cercana entre los alumnos y el maestro. Esta es una experiencia que solamente puede vivirse en la escuela de maestro único, la cual es de gran valor pedagógico y psicológico.

Sin lugar a dudas, será el maestro quien ha de crear y ofrecer una atmósfera y un ambiente físico apropiados, para que la convivencia resulte aún más valiosa y puede aprovecharse al máximo.

El aula unitaria ha de constituirse poco a poco en un verdadero laboratorio didáctico que ofrezca a los alumnos de los diferentes niveles escolares espacios claramente diferentes, instructivos y recreativos, donde los niños vayan pasando de uno a otro sitio llevados por la realización de sus temarios, o bien por su propia iniciativa. Deberá haber en el aula, lugares atractivos, organizados con dispositivos, auxiliares didácticos, colecciones de los propios alumnos, juguetes, etc.

Acondicionar de esta manera el aula unitaria es una labor que no se hace en un día. El maestro ha de ir formando esta organización paulatinamente, con la cooperación de los alumnos y de los propios padres de familia.

A continuación se enumeran algunas sugerencias prácticas para ir logrando la transformación del aula unitaria:

MESA DE REVISTAS:

En un rincón del aula puede acondicionarse un lugar especial con una mesa pequeña, un banco determinado o una repisa, en donde puedan colocarse revistas que tengan cierto valor para los niños, por ejemplo: revistas científicas, recreativas, folletos, periódicos, etc., los cuales serán consultados, leídos y hojeados por los alumnos, ya sea en el cumplimiento de alguna tarea o simplemente por propia iniciativa.

EL BOTIQUÍN ESCOLAR:

Es indispensable que toda aula cuente con un botiquín, pues suelen suceder pequeños accidentes que reclaman atención inmediata ya sea por parte del maestro o por parte de los mismos alumnos.

El botiquín deberá contener los elementos mínimos necesarios para la aplicación de los primeros auxilios en los casos que así lo requieran, para la cual es recomendable nombrar de entre los alumnos un responsable que se encargue de llevar un control por escrito de los materiales que contiene el botiquín, así como un registro de los casos que sean atendidos.

SECCIÓN DE MAPAS:

El aula unitaria debe tener los siguientes mapas: del Estado de Veracruz, de la República Mexicana, del Continente Americano y un planisferio Político, también puede agregarse un croquis de la comunidad y del municipio. Es conveniente que se encuentre a la vista de los alumnos, expuestos en la pared en una sección del aula.

EL TABLERO DE NOTICIAS:

En la sección de mapas puede instalarse el tablero de noticias, utilizando para ello un tramo de franela que se fija en la pared.

En el tablero se colocan las noticias previamente seleccionadas por el maestro o por los alumnos, las que serán comentadas en una sesión general con la participación activa de los alumnos de todos los grados.

Para llevar a cabo esta actividad, por demás valiosa, no es necesario contar con el periódico diariamente, bien puede ser utilizado aquel con el que se cuente o el que se puede adquirir. La selección de las noticias se hace buscando aquellas que traten algún tema considerado de interés general para todos los alumnos.

LA REVISTA MURAL:

Un expositor elaborado con un tramo de manta y dos varillas de madera, colocada una en el extremo superior y la otra en la parte inferior pude servir para la instalación de la revista mural. En ella se colocan los trabajos de expresión libre realizados por los alumnos. Esta sencilla actividad constituye una de las maneras más efectivas de estimular a los alumnos para que realicen trabajos cada vez más bellos y expresivos. Se tendrán cuidado de mantener una exposición permanente cambiando periódicamente los materiales por los de otros autores. Esto motiva aún a aquellos alumnos que no se muestran muy productivos.

REGISTROS Y CALENDARIOS:

En una parte de la pared del aula se destina el área para los registros, el calendario y un reloj. Pueden elaborarse registros del tiempo, de asistencias, de tareas, etc.

Es conveniente tener un calendario y un reloj, elementos que familiarizarán a los alumnos con conocimientos y mediciones cotidianas como la hora y la fecha.

LAS PLANILLAS DE AUTOCONTROL:

Las planillas de autocontrol son registros donde los propios alumnos controlan el avance de su trabajo, siempre y cuando éste mantenga algunas características de enseñanza individualizada. Es recomendable que este tipo de controles se mantengan en un lugar visible, ya sea colocándolos en un expositor, o bien en la pared por separado frente al grado correspondiente.

LOS FICHEROS:

Todo el material que es utilizado por los alumnos debe mantenerse en orden y siempre a su disposición en un lugar accesible. Pueden disponer rótulos alusivos a lo que contienen, ya sean dominós, loterías, cartas para matemáticas, guiones didácticos, etc. Todo esto constituye el área de ficheros; nombre por demás ostentoso al referirse a tan modestos dispositivos, pero de gran valor, pues los alumnos se habituarán a mantener ésta en orden, colocando siempre en su lugar los materiales utilizados.

INSTRUMENTAL DE MEDICIONES:

Dadas las condiciones generales de la escuela unitaria, es muy común que los niños no cuenten con sus propios instrumentos de medición, en tal caso, se hará necesario que el maestro de provea de por lo menos los mínimos para la realización de tal o cual tarea. Este instrumental deberá ocupar un lugar especial, y los niños conocerán su existencia para poder disponer de ellos: reglas, flexómetros, escuadras, compás, transportadores, etc.

EL ESTANTE PARA MATERIALES:

Es recomendable que el maestro tenga un lugar un poco más seguro en el cual mantendrá algunos materiales que son los más delicados o costosos, y que los alumnos conozcan cómo solicitarlos y utilizarlos.

LABORATORIO:

Aunque no todas las escuelas unitarias tienen la fortuna de contar con un equipo de laboratorio debidamente equipado, se sugiere integrarlo de una manera muy sencilla, con los recursos propios de la comunidad. Así, por ejemplo, se puede formar con una serie de frascos de desecho de diferentes tamaños, los cuales serán etiquetados con el nombre de su contenido (detergente, sal, harina, petróleo, alcohol, anilina, yeso, azúcar, cemento, avena, etc.). Todo ello contribuirá a hacer más objetiva la enseñanza de las Ciencias Naturales. Ahí los alumnos comprobarán los efectos de la contaminación, la evaporación de agua, la imantación, la presencia de la clorofila, el proceso de germinación, etc.

BIBLIOTECA:

La biblioteca es una sección de la escuela unitaria que tiene vital importancia, pues el libro cumple funciones: como instrumento de estudio, elemento de recreación, recurso de consulta; favorece la investigación, despierta la afición por la lectura e inicia al alumno en el manejo de los libros. Para su correcto funcionamiento se aconseja al maestro establecer junto con los alumnos, las reglas para el uso y clasificación que habrá de darse a las obras con que se disponga.

LINEA DEL TIEMPO:

Con este valioso auxiliar el maestro estará en condiciones de ubicar a sus alumnos en el tiempo, haciéndoles comprender los hechos históricos: hombres, fechas y siglos perfectamente situados. La línea del tiempo es una banda en la que representan gráficas y ordenadamente el transcurso de las edades históricas, lo cual facilita en gran medida la enseñanza de las Ciencias Sociales.

MUSEO:

El museo, junto con el laboratorio ya descrito, son las secciones del aula que permitirán al maestro hacer objetiva y práctica la enseñanza de las Ciencias Naturales. El museo debe integrarse poco a poco, con muestras recopiladas por los propios alumnos bajo las sugerencias del profesor. Podrá contener metales, maderas, monedas, huesos, objetos de mar y ríos, rocas, vegetales, insectos, reptiles, etc. Todos los objetos que se integren al museo deberán tener su respectiva tarjeta de identificación.

TENDERO PEDAGÓGICO.

Este dispositivo utilizado principalmente por los grados inferiores, se puede elaborar económicamente con clavos e hilo de plástico. Se utiliza para colgar las lotas con los enunciados que se van visualizando, la fecha del día las ilustraciones de apoyo, etc.

LA SEMANA Y EL AÑO.

La semana y el año serán elaborados en lotas (los días de la semana, los meses del año, las fechas, etc.) este material se puede relacionar con el tendedero pedagógico, la fecha diaria, las líneas del tiempo, etc. Los niños pueden utilizar estas lotas para formar la fecha diaria que se coloca en la parte superior del pizarrón.

CÍRCULOS DE MATEMÁTICAS:

En la pared deben estar y al alcance de los niños, los círculos de matemáticas, son círculos con diámetro de 20 cms. Y una perforación en el centro de 6 cms. de diámetro. Pueden relacionarse con: herramientas, fichas, guiones matemáticos, en especial, de gran utilidad para enseñar las fracciones.