Sunday, April 21, 2013

Impacto de la Imprenta...



Impacto de la imprenta en la vida cotidiana.

Por Alejandro Valdés Hernández.


El descubrimiento de la imprenta, a finales de la edad media, transformó la sociedad humana en todos sus ámbitos de manera radical y abrió una nueva era al conservar el pensamiento escrito o la imagen y difundirlos en numerosos ejemplares, poniéndolos así al alcance de un numeroso público.

Dicha sociedad se caracterizaba por la existencia de una gran mayoría analfabeta y unos cuantas gentes ilustradas, algunos deseaban cambios pero no tenían una formulación seria de lo que querían, lo que podían tener, ni de cómo lograrlo; otros en cambio tenían todo el conocimiento y lo resguardaban, temiendo que algún día gente indebida tuviese acceso a ella, dónde la única cultura residía en los manuscritos que sólo existían en los conventos, es decir, estaban en poder de los monjes, los cuales a parte de rezar, se dedicaban a la copia de textos e ilustraciones.

La utilización de la imprenta, permitió la difusión en grandes cantidades de la información en muchos aspectos: religioso, judicial, educativo, deportivo, científico, etc., ahorrando tiempo y trabajo. Ésta fue una, y la más importante, de las contribuciones de la imprenta a la sociedad. A su vez permitió toda una remodelación de los esquemas sociales de la época, que emergía del vapor intrínseco de un pueblo informado, cultivando ideas, creándolas, desarrollándolas, y pasando el pueblo de la idea de que sus condiciones de vida eran decreto divino y su destino era inevitable a la conclusión de que lo anterior ha sido, es y será siempre una falacia empírica que atenta a la idiosincrasia y libertad de cualquier pueblo, nación e individuo.

En la política y en la religión, los primeros libros impresos no tuvieron gran repercusión entre la mayor parte de la población, pero poco a poco el nuevo sistema de confección de libros se hizo mucho más barato, permitiendo que la cultura dejara de ser patrimonio exclusivo de unos pocos: el clero o la clase dominante. Quitándoles a estos de manera gradual poder, inspirando en la población las ideas de justicia, libertad, respeto… igualdad. Podemos decir que la difusión en grandes cantidades de textos, contribuyo a las revoluciones religiosas y de independencia.

En el ámbito cultural, con la imprenta se pudo conseguir una mayor información para todas las personas y para todos los lugares, ya que el fácil manejo de este aparato hizo posible una rápida impresión de todo tipo de texto. La aparición de la imprenta y, por lo tanto, de grandes cantidades de un mismo texto, significó, no sólo una mayor difusión de la cultura, sino también una nueva forma de recibirla, afectando así también, el ámbito educativo.

La transmisión de unos conocimientos a través de un libro se hace por medio de signos que hay que razonar, comprender y aceptar. Ese proceso supone un examen crítico de lo leído y la posibilidad de recurrir a la información transmitida tantas veces como sea posible. Estas peculiares condiciones no podían darse en una transmisión oral de la cultura en la que el maestro, el sacerdote o el jefe siempre o casi siempre, adoptaban una postura dogmática que no solía permitir la discusión ni, por la inmediatez del discurso, ni por la reflexión sobre los contenidos transmitidos. De esta forma, observamos que también se logro un cambio importantísimo en la educación y en la evolución del hombre de esa época, al contribuir al desarrollo de algunas capacidades cognitivas de las masas de estudiantes que eran poco usadas, y en el proceso de enseñanza-aprendizaje que aun perdura en nuestros días.

En lo económico y laboral, multitud de personas colaboraron en la invención, construcción y elaboración de materiales de y para la imprenta, permitiendo la elaboración de grandes tirajes de libros, ya sea de manera directa o indirecta. En otras palabras, la construcción y la utilización de la imprenta fue una fuente de trabajo muy importante, Obteniendo dinero de las ventas de libros, generando salarios, e invirtiendo en materiales para la impresión, creando así lazos comerciales con otras empresas, como por ejemplo la del papel.

Salieron ganando comerciantes, inventores, empresarios, entre otros, y aquí se incluyen a los jornaleros, campesinos, siervos esclavos, etc., que participaron en el proceso de elaboración y comercialización de libros.

En la actualidad, aun la impresión de textos tiene fuerte influencia en la vida cotidiana, y esto debido gracias a que ha ido evolucionando, haciéndola más eficaz y eficiente. Todavía hoy, sigue siendo uno de los principales medios de comunicación y transmisión de información en el mundo, haciendo de su función informativa, referencial y apelativa de gran consideración en el siglo XXI..

Por otro lado, la lectura de textos impresos sigue siendo uno de los principales elementos en el estudio de miles de escolapios, contribuyendo en el desarrollo de habilidades cognitivas múltiples y a la adquisición de conocimientos conceptuales, procedimentales y actitudinales. Que alumno no cuenta con un libro de texto, aun que sea gratuito; que escuela no posee con un cúmulo de libros que conforman su pequeña biblioteca. Además, la lectura de textos impresos ofrece un medio ameno y productivo de recreación, e inclusive un apoyo terapéutico a las presiones de la vida actual, despertando nuestros sentimientos y creando emociones. Surgiendo frases como:

Leamos, ¡pero de a de veras!

Además, sigue siendo una buena fuente de empleos, y un medio económico de trascendencia, capaz de generar ventas de libros de millones de dólares anualmente. Manteniendo y creando lazos comerciales con grandes empresas, nacionales e internacionales. Participando en la economía mundial.

Finalmente, la impresión de textos e imágenes esta inmersa en toda nuestra vida diaria, en recibos, anuncios publicitarios, en folletos, libros, escritos, documentos legales, etc. Desde que despertamos hasta que nos acostamos nos topamos con miles de textos impresos, ya sea que solo los leamos o que nosotros mismos los produzcamos. Somos bombardeados por ellos, son parte de nosotros, son nuestros y no podíamos vivir como ahora sin ellos.

Por último, la imprenta y su evolución han formado parte de nuestra historia, de nuestro desarrollo, de nuestra vida, ha ayudado a que nos determinemos tal como somos ahora. Sin su aparición y utilización quizás no hubiésemos alcanzado los avances tecnológicos, sociales, económicos, políticos y culturales que experimenta la sociedad actualmente, y aunque su uso esta siendo desplazado un poco por estos avances y otras tecnologías, su repercusión en la historia de la humanidad ha sido impresa con tinta indeleble, teniendo en cuenta su contribución por toda la eternidad.