Saturday, April 27, 2013

Escuelas Rudimentarias


 “Sufragio efectivo, no reelección.”
Francisco I. Madero.

La entrevista Díaz-Creelman, publicada en el Pearson’s Magazine de Nueva York, marco la pauta para la publicación de diversos documentos, entre ellos el libro “La sucesión presidencial” de Francisco I. Madero, que posteriormente constituyó la base del partido antirreeleccionista. En este partido se canalizó el descontento y la miseria populares del campo, de las fábricas y de la lucha política hacia el logro del ejercicio democrático.

Con el plan de San Luis Potosí, se declaro políticamente nulas las elecciones generales que se acababan de efectuar y se invitó al pueblo para que tomaran las armas y coadyuvara al derrocamiento de la dictadura (sufragio efectivo, no reelección). Teniendo impreso un enfoque económico social de los problemas, con su artículo 3º que especificaba la restitución de las tierras a sus antiguos poseedores despojados injustamente de ellas, así como el pago de una indemnización por los daños ocasionados.

Con lo anterior, esta por demás decir que, se dio origen a la revolución social conocida como la Revolución Mexicana. El movimiento armado se extendió por todo el territorio nacional y el general Díaz se vio obligado a renunciar; asumió provisionalmente la presidencia Francisco León de la Barra.  Y el 26 de mayo nació el primer gobierno maderista.


Carencia de contenido social de la educación pública en el régimen porfirista.

Porfirio Díaz logró integrar un sistema de instrucción oficial en el Distrito y territorios federales muy completo; sin embargo, esa organización educativa se preocupó principalmente por formar un hombre individualista, al servicio del sistema imperante, y no atendió la instrucción popular en sus etapas rural, técnica y agrícola. En otras palabras, había una educación intelectualista, de carácter universal, dentro de una sociedad de selección, en los grandes centros urbanos, cuyas raíces se encontraban en el régimen colonial. Un 78.5% de la población era analfabeta, trabajaban de sol a sol como bestias para ganar un sustento miserable.

La realidad indica que se estaba frente a un problema extraescolar de tipo socioeconómico, principalmente en el medio rural. Para resolverlo era necesario que se realizara una revolución que en verdad transformara totalmente las condiciones sociales del país, y que se buscara un tipo de escuela capaz de enseñar a vivir a los grandes sectores de la población. Ésta sería la Escuela Rudimentaria.


El porfirismo y la escuela rudimentaria.

Como una medida urgente del régimen porfirista ante la acción revolucionaria de los maderistas, el 10 de mayo de 1911 se presentó a la Cámara de Diputados, la iniciativa de ley para establecer en la República escuelas de instrucción rudimentaria, un programa absurdo, no sincera ni bien planeada de educación popular, que consistía en:
*                 Impartir y difundir: el habla castellana, la lectura, la escritura y las operaciones más usuales de aritmética.
*                 Independientes de la educación primaria.
*                 Con duración no mayor de dos cursos anuales.
*                 El Ejecutivo irá estableciendo oficialmente las nuevas escuelas o fomentando el establecimiento privado en diversas partes de la República.
*                 No restringen ni afectan la observancia de las leyes de instrucción.
*                 El Ejecutivo reglamentara esta ley.

Pese a lo anterior, el día esperado llegó: el dictador y su inmediato servidor renunciaron ante el Congreso. El 26 de mayo asumió provisionalmente la presidencia de la república Francisco León de la Barra y esa misma fecha se continuó la discusión del proyecto de ley de las escuelas de instrucción rudimentaria.

Finalmente, después de algunos trámites el congreso Federal expidió el siguiente decreto promulgado por el presidente de la República el 1º de junio del mismo año:

*                 Autoridad del ejecutivo para establecer en toda la República Escuelas Rudimentarias, independientes de las Escuelas Primarias existentes.
*                 Las Escuelas Rudimentarias enseñaran a los individuos de raza indígena a hablar, leer y escribir castellano, y a ejecutar las operaciones fundamentales de aritmética.
*                 Con duración no mayor de dos cursos anuales.
*                 El Ejecutivo irá estableciendo oficialmente las nuevas escuelas o fomentando el establecimiento privado en diversas partes de la República.
*                 No será obligatoria; y se le brindará a todo aquel que la solicite sin distinción de sexo ni edad.
*                 El Ejecutivo, estimulara la asistencia, distribuyendo en las mismas alimentos y vestidos a los educandos, de acuerdo a las circunstancias.
*                 Esta ley no afecta la observancia de las que en materia de instrucción  obligatoria estén vigentes o rijan en lo sucesivo en los Estados, en el D.F. o en los territorios.
*                 Para iniciar, se contara con la cantidad de trescientos mil pesos.
*                 El Ejecutivo reglamentara está ley dentro de sus facultades constitucionales.
*                 En cada periodo, el Ejecutivo rendirá informe acerca de la aplicación y progreso de esta ley, así como de la inversión de los fondos que se destinen para su objeto.

Legándose así, de la dictadura porfirista, dos orientaciones bien definidas en materia de enseñanza primaria: la educación integral, que intentaba desarrollar todo el ser de manera integral, era un sistema de educación completa; y la educación truncada, que sólo buscaba enseñar a los individuos de raza indígena a hablar, leer y escribir castellano, y a ejecutar las operaciones fundamentales de aritmética.