Thursday, April 18, 2013

Educación en Atenas y Esparta.


La educación de los niños en la Atenas clásica.
(VI y IV a. C.)

Grecia.

L
as dos principales ciudades de la antigua Grecia eran sin lugar a dudas: Atenas y Esparta. Las cuales manifestaron una forma de vida y una organización social distinta desde sus inicios, lo mismo en educación. Este aspecto se acentúa más en estos siglos.


Esparta.

El objetivo de la educación, que correspondía al Estado, consistía en preparar soldados capaces de afrontar las fatigas de una vida de privaciones y peligros. Por tal motivo, todo espartano debía ser físicamente fuerte y valiente. Durante los primeros años, el niño era educado por su madre, quien, sin embargo, debía guiarle por una serie de normas, encaminadas a su fortalecimiento físico, y para mejor lograrlo debía habituarlos a vivir a la intemperie y a resistir, sobre todo, el hambre y la sed.

A partir de los siete años, el niño era separado de la familia y entregado directamente al Estado, que se dedicaba a prepararle para su futura vida militar.

Hasta los dieciocho, las principales ocupaciones de los jóvenes consistían en la gimnasia y la caza.

La instrucción que recibían se limitaba a poco más que a leer, escribir y aprender de memoria las poesías de aquellos autores que celebrasen las virtudes guerreras y el amor a la patria.

Entre los dieciocho y los veinte años, los jóvenes recibían un estricto entrenamiento militar, y a los veinte, tras adiestrarse en el manejo de las armas, pasaban a ser soldados y como tales intervenían ya en las acciones bélicas.


Atenas.

Durante los primeros años era la familia y no el Estado la que debía velar por la formación del niño, que sobre los siete años iniciaba su vida escolar. Había dos clases de escuelas, la de música y la de gimnasia.

En la primera, así llamada por que en ella se estudiaban las disciplinas puestas bajo la protección de las Musas, se dictaban clases de historia, ciencias, poesía, arte dramático, canto, danza y música.

En la segunda, los jóvenes atenienses se ejercitaban principalmente en el pentatlón, consistente en los ejercicios siguientes: salto, carrera, lanzamiento de disco y de la jabalina, y lucha, base de una armoniosa formación física.

A los dieciséis años comenzaban, los que podían, a frecuentar el gimnasio, una especie de escuela superior, donde completaban su educación intelectual y física. A los dieciocho eran inscritos en la nomedelfia y declarados efebos, tras lo cual el Estado les impartía una serie de enseñanzas militares, políticas y administrativas, debiendo convivir con otros jóvenes de su edad hasta los veinte años, en que hacían un juramento de fidelidad a la polis. A los veintiuno, se les licenciaba, pasando a ser un “aner” (que gozaban de la plenitud de sus derechos políticos.

Atenas mostraba una educación cultural, y no militar como Esparta. Las actividades económicas de la primera era comercial, textil, metalúrgica y la cerámica, mientras que la segunda se dedicaba a la guerra y las conquistas. Aunque ambas tienen una monarquía como forma de gobierno y poder naval, la primera era una sociedad libre con una democracia selectiva, y la segunda una sociedad organizada.

En Atenas, tenían valores hacia la vida, la familia era la base, cultivaban las artes y los deportes, protegían a la mujer (aunque solo era vista como un objeto) y era “democrática”, noción solo para los ciudadanos. Los ciudadanos eran de la clase alta y nacidos en la polis. Ni mercantes ni esclavos ni mujeres, podían hacer uso de la democracia.