Sunday, April 7, 2013

Diario Reflexivo part. 1

¿Qué es el diario reflexivo?

La práctica escolar requiere que el profesor  esté consciente de su desempeño profesional y de las situaciones que los alumnos plantean, a ello el profesor debe dar respuestas, en ocasiones inmediatas, otras veces será necesario analizar una situación para poder elegir la estrategia adecuada que lo conduzca a la solución de ese problema.

Una de las actividades que el profesor debe realizar para enriquecer su práctica escolar es el análisis de su desempeño mediante el diario reflexivo.

Oglivy (1996) define el diario de práctica como: “aquel en el cual escribimos información sobre los estudiantes y el maestro, contamos el curso de las clases, los incidentes de los alumnos, las acciones del maestro y la forma en que éste respondió a ellas. El diario de práctica es un escrito único semi-privado que en ocasiones es necesario compartir para que otras personas valoren nuestro desempeño docente”.

En un nivel superior aparece el término “Diario reflexivo” (reflexiones sobre la práctica escolar) ahora nos situamos ante una actividad cotidiana que requiere el trabajo complejo de las habilidades del pensamiento crítico y reflexivo. Al respecto Zeichner (1993) dice: “La reflexión no consiste en una serie de pasos o procedimientos que serán utilizados por los maestros, es más bien una forma holística de atender y responder a los problemas, una forma de ser maestro”

En este caso la reflexión va en función del cómo mejorar la práctica escolar, la reflexión es englobar las vivencias y canalizarlas para la obtención de resultados favorables.

El diario reflexivo (sobre la práctica) es el resultado de poner en juego los conocimientos y habilidades, para lograr extraer, reconocer o detectar situaciones que de alguna manera incidan sobre el quehacer escolar y sobre todo es un medio para planificar las estrategias adecuadas para la solución de las diversas problemáticas.
        
El propósito del diario reflexivo es proveer al profesor información real del trabajo que desempeña en su lugar de práctica. El diario permite evaluar si los objetivos de la práctica se están cumpliendo y  para comparar sus comentarios con los de otra persona externa (el maestro asesor de práctica). Provee imágenes del trabajo que se realiza, de la supervisión que se recibe y de las situaciones que se suscitan en su lugar de práctica.

Se trata de escribir aquello que nos lleve a la reflexión escolar, no de escribir entradas telegráficas que no reflejan la realidad del trabajo que realizan y por lo mismo no manifiestan nada de provecho para el mejoramiento del trabajo escolar.

Dewey citado en Zeichner (1993) señala: “la reflexión es una forma de afrontar y responder a los problemas, una manera de ser como maestro. La acción reflexiva constituye también un proceso más amplio que el de la solución lógica y racional de problemas. La reflexión implica intuición, emoción y pasión, no es algo que pueda acotarse de manera precisa y enseñarse como un conjunto de técnicas para uso de los maestros".


[1] Kenneth M. Zeichner, "El maestro como profesional reflexivo. En Cuadernos de Pedagogía, núm. 220, monográfico "El profesorado", Barcelona, diciembre 1993, p. 46